Ante la retirada de la tarjeta sanitaria a inmigrantes en situación irregular

Posted on 04/05/2012 por

0



MANIFIESTO DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE MEDICINA HUMANITARIA Ante las recientes medidas adoptadas por el Gobierno español de recortes en sanidad y las anunciadas de exclusión de los inmigrantes en situación administrativa irregular del Sistema Sanitario Público, la Sociedad Española de Medicina Humanitaria (SEMHU) quiere manifestar: El derecho a la Salud, que se garantiza con una atención sanitaria de calidad, pública, gratuita, universal, continuada y equitativa, es un Derecho Humano fundamental que según la Carta de Constitución de la organización Mundial de la Salud (OMS) debe asegurarse a todos “sin distinción de raza, religión, ideología política o condición económica o social”. Excluir del Sistema Sanitario a un colectivo de medio millón de personas especialmente vulnerable como ese, es una medida injusta, innecesaria e insolidaria ya que en contra de las tesis que ahora se esgrimen la mayoría de esas personas han contribuido y contribuyen al bienestar de todos y al mantenimiento del mismo. Su inclusión en el Sistema Nacional de Salud ha sido, hasta ahora, un acto de justicia y solidaridad alcanzado con esfuerzo por los movimientos sociales de nuestro país que engrandece a la sociedad española. No se debe olvidar que, junto con la de escolaridad, esta garantía ha contribuido de manera decisiva al alto nivel de integración de estas personas en nuestro país, lo que ha sido y es un ejemplo admirado en todo el mundo. La posesión de un documento, como es el permiso de residencia, es una circunstancia coyuntural y revocable en la que no puede basarse el aseguramiento de un derecho fundamental. Es falso que la exclusiva atención de urgencias que se va a preservar a los inmigrantes adultos sin tarjeta sanitaria sea suficiente para garantizar su adecuada atención pues la mayor parte de los problemas de salud que presentan requieren una atención continuada de calidad. Fragmentar el sistema dirigiendo a este grupo de personas a ONG’s, asociaciones sociales e instituciones de caridad, lejos de mejorar la eficacia del sistema sanitario puede suponer un retroceso de años en el nivel de salud alcanzado en los últimos años en nuestro país. Resulta también equivocado argumentar que estas personas realizan una utilización excesiva e indebida del sistema sanitario pues multitud de estudios epidemiológicos demuestran lo contrario. Todo ello a pesar de que por estar sometidos a difíciles condiciones de vida y trabajo sufren una excesiva carga de enfermedad y muerte por lo que situarles fuera de un sistema que garantiza la vigilancia epidemiológica y la salud pública puede constituir un riesgo añadido para su salud y para la del resto de la población. Por todo ello la SEMHU solicita que esta medida sea suspendida a la vez que recuerda a los trabajadores sanitarios que las personas excluidas de la atención de salud son, tanto aquí como en los países menos desarrollados, objetivo fundamental de la atención humanitaria y que según los principios que la inspiran, por encima de disposiciones administrativas que limitan la adecuada atención a las necesidades de las personas está la obligación irrenunciable de preservar su salud y de ayudarles a restaurarla cuando la han perdido, procurándoles siempre una asistencia de calidad.

Anuncios